Tratamiento para la obesidad

El manejo de una dieta ideal para combatir el sobrepeso y la obesidad debe estar a cargo de los profesionales de la salud. El nutricionista o dietista, el médico clínico y el psicólogo deben acompañar el proceso y desarrollo efectivo de la dieta en la búsqueda de la salud perdida por culpa del sobrepeso.

Toda persona que acepta el tratamiento contra la obesidad para bajar de peso debe tener una actitud participativa y debe involucrarse voluntariamente con el régimen dietético. Así también debe recibir asesoramiento profesional con respecto a las restricciones energéticas, terapia conductual y sobre la actividad física acorde a su estado de salud.

La supervisión cercana por parte de los profesionales involucrados juega un papel importante para la persona que está trabajando de forma activa en bajar de peso. Se deben establecer objetivos a largo plazo y luego elogiar los logros a corto plazo.

Buena alimentación en el tratamiento contra la obesidad

Una buena alimentación consiste en la ingesta variada de nutrientes que se encuentran en las frutas, verduras, cereales, lácteos, carnes, etc. La cantidad de nutrientes que alimentan al organismo es diferente en cada persona, los adultos mayores requieren una determinada dosis de vitaminas y minerales totalmente diferente a las de un niño o a un adolescente con muchas actividades físicas y a una embarazada, todos estos casos conllevan una dieta distinta acorde a la necesidad en esa etapa de sus vidas.

Guía Alimentaria contra la obesidad

Existe una guía de alimentación básica e ideal, la cual establece las cantidades, el tipo de alimentos y los periodos a consumir los mismos para ayuden a mantener una vida saludable y combatir la obesidad.

Esta guía básica está dirigida a personas que buscan el beneficio de la salud a través de una buena alimentación como parte de su tratamiento contra la obesidad. El objetivo primordial es lograr una vida sana basada en una buena alimentación. Aconsejamos los siguientes puntos:

1.- Es recomendable consumir 3 veces al día productos lácteos como leche, queso o yogurt. Estos son alimentos importantes por que aportan calcio para el fortalecimiento de los huesos y dientes. Sería aconsejable que los lácteos sean semidescremados o descremados, ya que tienen el mismo aporte nutricional pero sin grasas, previniendo de esta manera la obesidad.

2.- Es altamente beneficioso consumir en forma diaria 2 platos de verduras y 3 frutas de distintos colores. La baja consumición de frutas y verduras representa un factor de riesgo en enfermedades cardiovasculares y cáncer. Con sólo 5 porciones al día de frutas y verduras variadas podemos alejarnos de muchos problemas de salud y ayuda a la buena digestión, bajar el colesterol y sobre todo previene la obesidad y el sobrepeso.

3.- Los porotos, garbanzos, lentejas y arvejas reemplazan a la carne, es bueno consumirlos por lo menos dos veces a la semana, son semillas ricas en proteínas, vitaminas y fibra.

4.- Consume pescado 2 veces por semana, al vapor o a la plancha, tiene un importante aporte nutritivo de proteínas, hierro, zinc, ácidos grasos tipo omega 3 el cual es muy importante en la prevención de enfermedades cardiovasculares y además contribuye a desarrollar el sistema nervioso central.

5.- Elige los alimentos con menor contenido de grasas saturadas y colesterol. Aquellas grasas transgénicas son el motivo principal de colesterol alto y enfermedades cardiovasculares. Es recomendable leer las etiquetas antes de consumir cualquier alimento que tenga la sospecha de grasas transgénicas, como son las golosinas, cereales, galletas dulces, helados, etc. Debe escoger aquellas que tienen un menor porcentaje o contenido de la misma. Los alimentos que contienen grasas de buena calidad y sanas para el cuerpo son las aceitunas, el aguacate y las nueces, al consumirlas con moderación aportan beneficios al cuerpo contrarrestando las grasas trans.

6.- Reducción de azúcar y sal: el hábito es que adicionamos azúcar y sal a nuestros alimentos sin probarlos, esta costumbre debe ser cambiada, entendemos que representa un desafio enorme para toda persona lograr reducir la cantidad de los mismos en forma diaria. Los beneficios que se obtienen con este pequeño cambio en la costumbre son altamente valorados por los profesionales de la salud, ya que con esta pequeña acción se logra evitar muchas enfermedades.

7.- Beber 6 a 8 vasos de líquidos por día es indispensable para mantener un cuerpo sano. Esta cantidad de líquidos incluyen a la leche, café, sopas, té, jugos naturales y cualquier tipo de bebida (no se recomienda las gaseosas, por tener efectos secundarios negativos en el organismo).