Sobre la obesidad. Información sobre cómo prevenir la obesidad

El problema actual más común de la obesidad es que comemos más de la cantidad necesaria para nuestro cuerpo, a esto debemos sumarle que estos alimentos son ricos en grasas. Adicionemos también a este problema el cambio del ritmo alimentario. Anteriormente las personas tenían un circuito de alimentación básico: desayuno, almuerzo y cena. Hoy día se han introducido a este círculo los salteos de comidas y los snack entre las mismas.

Debemos resaltar que el aumento de la densidad energética de las comidas contribuye al aumento de peso de una persona normal sin percatarse de la situación. Comidas ricas en calorías y pobres en vegetales o frutas, es la realidad de hoy.

Cómo prevenir la obesidad

La manera más efectiva para prevenir la obesidad es la actividad física. En el caso que la persona sufra de stress la tendencia a la obesidad aumenta considerablemente, ya que este padecimiento afecta a las hormonas y también al metabolismo de la misma haciendo que las grasas que consumimos se depositen en el abdomen en primera instancia, ocasionando posteriormente otros padecimientos tales como diabetes, colesterol, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, apnea del sueño y algunos tipos de cáncer. El impacto a largo plazo de la obesidad en la salud es aterrador.

Causas de la obesidad

Algunos investigadores consideran que existen factores sicológicos que son causantes de la obesidad, por ejemplo el factor el social como es la discriminación hacia las personas obesas. Estos factores están presentes en mayor o menor medida dentro de las investigaciones orientadas en comprobar si existe o no una personalidad obesa.

El exceso de adiposidades en el cuerpo es una condición altamente preocupante, incrementa la morbilidad y la mortalidad de la persona. Estéticamente es inaceptable por lo que representa un factor desmotivador para la persona obesa desde el punto de vista social. Actualmente vivimos en un mundo que discrimina a las personas con sobrepeso y obesidad. Las directrices de la moda indican a las modelos extremadamente delgadas como ejemplo de salud y belleza, en contrapartida existen miles de publicidades que nos invitan a consumir productos saturados en grasas contribuyendo de esta manera al aumento de peso a nivel mundial.

Debemos ser conscientes que esta es una paradoja en donde las bellas modelos de figura estilizada nos incitan a comer ricos productos altamente grasosos y perjudiciales para la salud.