¿Qué es la obesidad?

Se considera que la obesidad es la alteración nutricional más común en el mundo, la cual se asocia a un aumento considerable de la masa corporal, disminuyendo la calidad y esperanza de vida y afectando directamente la salud de la persona obesa.

La obesidad es una enfermedad crónica, en donde la excesiva presencia de grasa en el cuerpo es el mayor de los problemas. Este tipo de estado físico afecta a hombres y mujeres, así como a adolescentes y niños. La falta de cuidado en la alimentación y la casi ausencia de actividad física conlleva a la obtención desmedida de sobrepeso.

Los principales factores que todo individuo con sobrepeso debe disponer para combatir la obesidad es una buena alimentación, fuerza de voluntad y el deseo de tener un cuerpo sano. Todos estos deben ser puntos motivadores para lograr con éxito este cambio de vida.

La obesidad es consecuencia de la interacción de los genes con el ambiente, en donde la característica principal es el desequilibrio de energía por tener un estilo de vida sedentaria sumándose a este escenario el consumo excesivo de alimentos altos en grasas.

Está demostrado que el origen de la obesidad tiene una tendencia genética, aunque aún no se ha podido descifrar cuál es el gen específico que la desencadena y los factores que influyen en esta reacción. Sabemos que los genes de las personas no han cambiando en miles de años, la constitución física del humano es la misma, no obstante el porcentaje de obesidad ha aumentado en forma desmedida en los últimos 50 años. Esto indica que los factores que inducen la obesidad se aplica al tipo de vida que llevamos actualmente, este es el fenómeno que predispone la aparición de esta enfermedad. El hecho de consumir alimentos y aumentar de peso depende de cada persona, así lo indica el Profesor de Nutrición de la Universidad de Paris y co-fundador de la Sociedad Internacional para el Estudio de la Obesidad el Doctor Bernard Guy-Grand.

Otros factores que originan la obesidad son el medio ambiente en el cual nos desenvolvemos, la ausencia constante de actividad física, el stress diario, también problemas sicológicos; todos ellos son los elementos culpables de la aparición del sobrepeso y aboesidad.

Clasificación de la obesidad

Se diferencian varios tipos de obesidad, como son la obesidad endógena y la exógena.

La obesidad exógena es la que se originó por un exceso en la alimentación sumados al sedentarismo. Este es el tipo de obesidad más común y se debe a un inadecuado régimen de alimentación de productos ricos en grasas saturadas. De todos los casos de obesidad, estos representan el 90 a 95%.

La obesidad endógena es causada por problemas endocrinológicos o del metabolismo del individuo, representan sólo un 5 a 10% de los obesos. Problemas de hipertiroidismo, síndrome de Cushing, problemas con la insulina, diabetes, síndrome de ovarios poliquísticos o el hipogonadismo son los padecimientos que conllevan a un sobrepeso provocados por una disfunción en la glándula endocrina como la tiroides.

Otro tipo de clasificación se fundamenta en el tipo morfológico, es decir concluyen que el tipo de grasa, la cantidad y la distribución de la misma son diferentes en el hombre y la mujer. La relación de grasa en el hombre es 10% y en la mujer es del 24% aproximadamente. Se clasifican en tipo ginecoide y tipo androide.

Obesidad androide, más frecuente en el hombre que la mujer, la cual se caracteriza por una hiperingesta originada por una polifagia importante, generando una gran acumulación de masa adiposa en la parte superior del cuerpo por efecto de la testosterona y los corticoides. Otra singularidad de esta clase de obesidad son las complicaciones metabólicas, en donde a partir de los 40 años se diagnostican en ellos diabetes, problemas cardiovasculares, arterosclerosis e hipertensión.

Obesidad ginecoide, generalmente se presenta mayormente en las mujeres con antecedentes de gestación. El aumento de las grasas se ubican en la parte inferior del cuerpo de la mujer, específicamente en las caderas y muslos. Los problemas de salud más comunes para este tipo de obesidad son las motoras, artrosis de columna o rodillas y varices.

Tipos de Obesidad según su fenotipo

Obesidad Tipo I: Es cuando la masa corporal o grasosa es independiente al sitio de acumulación.
Obesidad Tipo II: En este caso el exceso de grasa subcutánea se ubica en el tronco y también en el abdomen.
Obesidad Tipo III: Es cuando se observa grasa abdominal visceral.
Obesidad Tipo IV: Es la presencia de grasa adiposa en la región glútea y femoral.