Nutrición y obesidad

La adecuada elección de los alimentos que se consumen a diario dependen del comportamiento humano, el cual está influido por otros factores interrelacionados como son el hambre, la saciedad, las necesidades nutricionales y las fisiológicas.

Los sabores, olores y el aspecto de los comestibles son puntos importantes a la hora de la elección de qué comer. Los factores cognitivos, sociales y por supuesto emocionales (me gusta y no me gusta) también afectan en nuestra selección alimentaria.

Otros factores que restringen la nutrición y la elección adecuada de los alimentos son los económicos (el poder adquisitivo), religiosos (alimentos prohibidos por creencias) y culturales (tradición). Una multitud de factores pueden afectar la decisión de comer sano. No obstante debe considerarse que la voluntad de obtener y mantener la salud debe ser el elemento motivador principal que fundamentan el trabajo de combatir la obesidad.

Nutrición y obesidad. ¿Cuáles son los factores que el individuo identifica como motivación para la consumición de ciertos tipos de comidas?

La calidad y frescura de los alimentos, el precio, el sabor, la intención de comer saludable y los gustos familiares es el orden resultante en una encuesta que mide la importancia que se aplica a la hora de consumir alimentos. Con este trabajo de investigación se confirmó a través de un porcentaje preocupante que lo más importante para las personas no es una nutrición sana o mantener buenos hábitos alimenticios, sino más bien pasa por el hecho de encontrar algo sabroso a buen precio.

Ante este hecho los profesionales de la nutrición tienen un desafío enorme contra el cual deben luchar para lograr que sus pacientes obesos logren priorizar la salud corporal ante sus gustos y economía en pos de una vida saludable y sin obesidad.