¿Cómo combatir la obesidad?

Para aquellas personas con obesidad quienes se encuentran en la necesidad de reducir drásticamente su peso corporal y desean disponer un bienestar general, deben tener en cuenta otros factores adicionales y sobre todo deben tener un enfoque más agresivo en cuanto a las restricciones calóricas diarias.

Para bajar de peso y evitar la obesidad se necesita un plan y tratamiento integral que pueda garantizar la reducción de peso a largo plazo. Este plan debe darle la oportunidad de deshacerse del sobrepeso de forma progresiva.

Cómo combatir la obesidad

El asesoramiento profesional a través de un dietista registrado es importante en esta clase de planificación nutricional para combatir la obesidad, no se recomienda realizar ningún tipo de dieta sin la autorización del profesional de la salud.

El dietista ayudará facilitando a la persona con obesidad a encontrar una dieta acorde a su peso, sin privar a su organismo de los nutrientes necesarios para mantenerse sano. Usualmente la persona con sobrepeso y obesidad ya sufre de algunas enfermedades como hipertensión, diabetes y problemas cardiovasculares, por esta razón el asesoramiento del dietista es fundamental, quien otorgará al paciente un régimen alimentario acomodado a sus necesidades, fortaleciendo de esta manera su sistema para disminuir los síntomas de sus padecimientos.

Derivar la responsabilidad de la creación de una buena dieta a través de un experto en nutrición es la mejor opción para empezar a combatir la obesidad. El principal objetivo en esta lucha contra el sobrepeso es obtener un peso saludable.

Estas preguntas ayudarán a enfocar sus metas:

• ¿Cuál es su peso saludable? Obtener una reducción de peso de 10 a 15% representa mejoras significativas para la salud de una persona obesa.

• ¿Por cuánto tiempo debe aplicar la dieta seleccionada? Debe tener la seguridad suficiente de poder sobrellevar esta dieta durante el plazo indicado por el profesional de la salud. El problema de sobrepeso tiene una solución sustentada en la concienciación de la situación por parte de la misma persona obesa.

La primera información que el dietista informará será su peso inicial, luego su peso ideal y por último indicará cuales son los objetivos que debe alcanzar en cada plazo. Los controles de su salud serán programados y debe cumplir con las visitas indicadas.

El soporte constante del nutricionista requiere un seguimiento de la alimentación equilibrada con bajo contenido graso. También el paciente debe aumentar la actividad física de forma progresiva, evitando de esta manera el sedentarismo. El profesional en nutrición a través del análisis de su estado físico evaluará si es necesario derivar el caso a otro especialista de la salud, cuando se identifique alguna afección que pueda interferir con el cumplimiento de la dieta seleccionada y la cual necesite de un tratamiento médico. En muchos casos se recomienda un apoyo psicológico para poder sobrellevar ciertas etapas de la dieta.

La obesidad y el sobrepeso, además de afectar la salud, es una enfermedad que causa diversos padecimientos adicionales que afecta la calidad de vida de una persona. Esta enfermedad no sólo afecta la estética de la persona, sino también la seguridad emocional y social de la misma.

Existe una lista de alimentos no permitidos durante el desarrollo de la dieta para combatir la obesidad, los cuales contienen altos porcentajes de calorías y grasas.

Citamos los alimentos que el nutricionista profesional elimina de las dietas dirigidas para bajar de peso:
• Leche entera, yogurt entero, quesos grasos.
• Carne grasosa, esto incluye las frituras.
• Galletas dulces con rellenos.
• Mantecas y mantequillas en exceso.
• Azúcar y sal en exceso.
• Golosinas en general.
• Bebidas gaseosas.

En contrapartida existe una lista que compensa los alimentos restringidos y estos son:
• Leche descremada, 2 a 3 vasos en forma diaria.
• Leche de soja.
• Yogurt descremado, puede combinar con cereales sin azúcar o con frutas.
• Queso dietético, máximo 4 fetas por día. Los quesos untables hasta 4 cucharadas diarias.
• Carne magra sin grasa alguna, pescado, pollo sin piel 1 a 2 porciones por día.
• Carne de soja.
• Huevos 3 unidades por semana.
• Todos los vegetales son altamente recomendados. La patata, la batata y el maíz son los únicos alimentos que debe limitar su consumo.
• La cantidad ideal de frutas para consumir diariamente es de 3. Las uvas y el plátano sólo debe consumirlas 2 veces por semana.
• El pan blanco así como el integral puede consumir dos rebanadas en el desayuno y dos más en la merienda. No se aconseja exceder esta cantidad.
• 3 cucharadas de cereales cocidos por día, los cuales son: avena, arroz o pastas integrales.
• Para endulzar los alimentos puede utilizar stevia, que es un edulcorante natural.
• Puede incluir una botella de gaseosa dietética a la semana, pero no debe sobrepasar los 500 ml.
• Abundante agua mineral sin gas, por lo menos 6 vasos diarios.
• Caldo o sopas de verduras tipo casero, no debería utilizar saborizantes ni los caldos que vienen en sobre de elaboración instantánea.
• Para compensar la ansiedad se incluye a la dieta dulces dietéticos como caramelos y goma de mascar, hasta un máximo de 4 unidades por día.
• Aceites de oliva, de uva y de canola son los aceites ideales, en un máximo de 4 cucharaditas de té por día.
• Los condimentos permitidos son: orégano, nuez moscada, laurel y jengibre.