La dieta WW para bajar de peso


El método Weight Watchers (vigilantes del peso, en idioma inglés) nació a principios de los años sesenta, basada en la idea de la estaounidense Jean Nidetch, que tuvo la idea de juntar un grupo de mujeres de su entorno para organizar un grupo de apoyo con el objeto de adelgazar. Desde entonces han participado más de 30 millones de personas de todo el mundo en las reuniones que se han ido organizando.

La dieta WW que partió de este grupo se basa en esquemas establecidos por expertos, siendo su primer consejo pedir opinión a médicos durante el proceso, además de seguir los pertinentes controles durante su empleo. De hecho las asociaciones Weight Watchers de cada país suelen tener colaboración y asesoría médica por parte de expertos profesionales de la medicina y la nutrición.

En cuanto al sistema de la dieta WW, es muy similar a la ‘Dieta de los puntos’, basada en asignar cada alimento con una determinada puntuación y establecer un límite diario por individuo. Ese límite dependerá de las características de ese individuo: edad, peso, altura, sexo y tipo de vida (sedentario, activo…). Las puntuaciones de cada alimento y bebida están establecidas con respecto a su nivel de calorías, contenido en fibra, poder saciante, y también con respecto a lo saludable que es.

Este ‘Points Plan’ no establece ningún tipo de limitación ni cantidad de alimento recomendable de un determinado tipo, siempre que no superes un número determinado de puntos. Igualmente la dieta WW no recomienda ningún tipo de medicamento que ayude a bajar peso, pues su planteamiento es que simplemente con la dieta es posible adelgazar de una forma sana. Los grupos de apoyo de Weight Watchers consiguen apuntalar el punto más débil de toda persona que quiere adelgazar: la fuerza de voluntad.