Dieta mediterránea para adelgazar

La dieta mediterránea está inspirada por la comida tradicional de los países ribereños del mar Mediterráneo. Esta región se caracteriza por bajas tasas de obesidad y la longevidad, así como la baja tasa de enfermedades cardiovasculares. Esta dieta tiene un gran éxito en todo el mundo por su lucha contra el sobrepeso y su ayuda a mantener una vida sana.

¿En qué consiste la Dieta mediterránea para adelgazar?

Los principios básicos de la dieta mediterránea se basan en una dieta de frutas, verduras y alimentos integrales. En esta dieta, el consumo de carne roja se reduce debido a su alto contenido de ácidos grasos saturados, responsables del colesterol malo. La leche y la mantequilla también se minimizan y su principal fuente de grasa es el aceite de oliva.

La dieta mediterránea para adelgazar también incluye el consumo moderado de vino por sus propiedades medicinales con la cena (un vaso). Por otra parte, es aconsejable no consumir cantidades elevadas a azúcares simples o refinados (dulces, pasteles, dulces).

Alimentos de la dieta mediterránea para adelgazar

– Verduras, tanto en ensaladas, cocidos, fritos o a la plancha
– Grandes cantidades de frutas
– Pan, cereales (trigo, arroz)
– Hortalizas (garbanzos, lentejas).
– Pescado, especialmente el pescado “azul” (salmón, atún)
– Queso en cantidades moderadas
– Frutos Secos
– Aceite de Oliva

Como todas las fórmulas para adelgazar y bajar de peso rápido no puede falta el ejercicio físico diario. La única forma de bajar de peso el al final de casa día es gastar más calorías de las que ha consumido, sin dejar de alimentarse saludablemente.

Beneficios de la dieta mediterránea

La dieta mediterránea tiene un efecto particularmente positivo en la incidencia de las enfermedades cardiovasculares, determinados cánceres, la diabetes y la obesidad.