Dieta disociada para adelgazar

La palabra “dieta” es un término que provoca una mala sensación en aquellas personas que quieren adelgazar rápido y perder una cantidad de peso determinada, pero sin dejar de comer aquello que más les gusta o mantener un régimen o dieta diaria. Con la dieta disociada conseguimos eliminar este rechazo debido a que con cierta mesura se puede comer una gran variedad de alimentos, incluso los caracterizados como dulces, haciendo algunas excepciones muy similares a las más comunes en todas las dietas conocidas para bajar de peso y adelgazar rápidamente.



El principal aspecto negativo resulta ser que la base y la característica principal de la dieta disociada consiste en que en una sola comida no se pueden mezclar distintos alimentos. Explicándolo mediante ejemplos prácticos, en la dieta disociada podemos comer cualquier tipo de fruta siempre y cuando no se mezclen las ácidas con las dulces. También podemos ingerir patatas fritas y carne, pero nunca en una misma comida. La principal prohibición de la dieta disociada para adelgazar y bajar de peso rápido consiste en no mezclar nunca hidratos de carbono con proteínas, pudiendo comerlos por separado en dos o más comidas en un mismo día.



Para aquellas personas que les guste comer de todo, la dieta disociada resulta una buena elección, añadiendo otras ventajas además de la ya comentada como una notable pérdida de peso en un corto período de tiempo. Algunos expertos aseguran que siguiendo estrictamente el proceso de dieta disociada durante una semana, una persona puede llegar a perder alrededor de 5 kilos.



Sin embargo, afirmaciones como esta carecen de cualquier tipo de base científica, y los estudios realizados no tienen demasiada credibilidad. Lo que sí que es cierto y que se puede afirmar con total rotundidad en este caso y en muchos otros, es que consultando con un especialista y dominando todas las características de esta dieta disociada adelgazar y bajar de peso rápido tan estricta y liberal a partes iguales, se puede conseguir un estado de bienestar general que potenciará todavía más el seguimiento de la dieta disociada.