Decálogo de la dieta Mediterránea

La Dieta Mediterránea es una es una forma de alimentación variada y nutritiva basada en el consumo de frutas, verduras, cereales, legumbres y hortalizas. Dentro de la dieta mediterránea se incluyen además alimentos como el pescado con menor consumo de carnes. Todo ello tomando como principal fuente de grasas el aceite de oliva.

En este sentido es importante conocer el decálogo de la Dieta Mediterránea teniendo en cuenta el seguimiento de ciertas reglas de alimentación basadas en esta forma de vida.

Decálogo de la Dieta Mediterránea

1- El hecho de utilizar el aceite de oliva como principal fuente de grasa mono insaturada ofrece propiedades cardio protectoras, así como altos porcentajes de vitamina E y beta carotenos.

2- Consumir en forma diaria frutas y vegetales aporta al cuerpo grandes cantidades de los minerales, las vitaminas, el agua y la fibra necesaria para el mismo.

3- Alimentos elaborados en base a cereales, como el pan, pastas, arroz y productos integrales resultan imprescindibles para una sana dieta ya que están compuestos por carbohidratos que aportan energía.

4- Los productos lácteos como el yogurt, quesos, leche descremada son alimentos con alto valor nutricional en relación al calcio, fósforo que benefician al organismo.

5- La carne roja debe consumirse con moderación como ingrediente adicional a los guisados y aquellas carnes procesadas como bocadillos y platos principales en cantidad moderada.

6- Recomiendan el pescado azul consumir dos veces por semana ya que las propiedades de sus grasas son muy similares a las grasas vegetales.

7- El consumo de huevo debe ser moderada, se puede reemplazar el huevo por la carne, lo recomendable 3 veces por semana y no más de 4.

8- El mejor postre es una fruta fresca, ocasionalmente puede disfrutar de golosinas, pasteles y postres lácteos.

9- El agua representa la bebida por excelencia dentro de esta dieta, así también el vino que se encuentra dentro del listado, puede consumirlo con moderación y en acompañamiento de las comidas principales.

10- La incorporación de ejercicios físicos elevan los resultados positivos de la dieta mediterránea en contra de la obesidad.