Lipoláser para bajar de peso. Laserlipólisis o lipoláser.

‘Hasta 3 centímetros de reducción de contorno’, es parte de la publicidad de la mayoría de los centros donde se aplica la técnica de Láser Lipolítico Adelgazante (LLA), prometiendo a su vez recuperar la firmeza en las zonas tratadas y perder peso en poco tiempo.

Cuando el cuerpo pierde grasa, lo hace de forma generalizada sin que sea posible poder orientar esa pérdida a una zona determinada. Incluso el ejercicio específico de una zona concreta del cuerpo ayuda a fortalecer la masa muscular de esa zona, pero en ningún caso asegura que la energía consumida provenga de allí. Sólo los tratamientos quirúrgicos de extracción de la grasa localizada consiguen ese efecto, con unos riesgos mucho más evidentes.

El Láser Lipolítico Adelgazante LLA para adelgazar y bajar de peso se presenta como una opción novedosa que permitiría conseguir este efecto y eliminar la grasa sin cirugía. Consiste en un láser de baja intensidad que proyecta energía a una zona determinada del cuerpo, produciendo un calentamiento de los tejidos que ayuda a separar la grasa del adipocito, hecho que ayuda en su eliminación.

En su forma de actuar el lipoláser no se diferencia mucho a otros tratamientos como la electroterapia, la radiofrecuencia o los infrarrojos. Como cualquier otra técnica similar, la separación de esta grasa producirá el beneficio de facilitar su posterior absorción y eliminación por el cuerpo, pero para que sea ciertamente efectivo debe ser ayudado por otros métodos. Y los métodos más efectivos, siguen siendo los tradicionales: una dieta sana y equilibrada y ejercicio cardiovascular.

El lipoláser nos ayuda en la tarea de facilitar la eliminación de la grasa de una determinada zona, de forma que para el cuerpo sea más sencillo hacer uso de estas reservas que de otras y en ese sentido puede llegar a ser muy efectivo. Ahora bien, sin la ayuda de un cambio de hábitos la efectividad será mucho menor como sucede con cualquier otro tratamiento.